miércoles, abril 25, 2007

POR LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA LUCHA CONTRA EL FASCISMO


¡¡URANIO EMPOBRECIDO YA

PARA EL ASESINO JORGE SOBISCH!!

Y PARA MARA ÁLVAREZ,

SEDAL POTENCIADO!!


ADHIEREN:

• SINDICATO DE QUINTERAS BOLIVIANAS CONTRA LA PLAGA DE GUSANOS BURGUESES

• COALICIÓN DE LESBIANAS CATÓLICAS CONTRA LA BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II

• ORGANIZACIÓN DE MUJERES POR LA DEMOCRATIZACIÓN DEL INFIERNO

• ARTICULACIÓN DE MUJERES PALESTINAS CONTRA EL MACHISMO DE PALESTINA E ISRAEL

•LIGA INTERNACIONAL DE LESBIANAS, GAYS Y TRAVESTIS CONTRA LA ABSTINENCIA Y LAS TERAPIAS CURATIVAS

•EDUCADORAS UNIDAS POR LA ALFABETIZACIÓN DE GEORGE BUSH

•PRESAS POLÍTICAS DEL IMPERIO HETEROSEXUAL

•UNIÓN DE GIMNASTAS RUSAS POR LA LIBERTAD DE MOVIMIENTO

• GRUPO DE ESTATUAS VIVIENTES EN LUCHA POR DESCUENTOS EN LA COMPRA DE ANALGÉSICOS

• COLECTIVA DE LA FLOR , POR LA LEGALIZACIÓN DEL CONSUMO DE MARIHUANA

• MUJERES TAXISTAS DE BUENOS AIRES QUE NO ESCUCHAN RADIO 10

•UNIÓN DE MUJERES TRAIDORAS A LA CONSIGNA “MUERTE O REVOLUCIÓN”

•UNIÓN DE MUJERES FIELES A LA CONSIGNA “PLACER Y REVOLUCIÓN”

• COMITÉ DE MUJERES CHECHENAS POR LA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS DEL IMPERIO RUSO

• JUNTA INTERNA DE CUIDADORAS DE VIEJOS MILITARES GENOCIDAS QUE DAN ASCO

•RED DE CONSUMIDORAS QUE NO DONAN SU VUELTO A CÁRITAS

• TRABAJADORAS DE ESTACIONES DE SERVICIO EN LUCHA POR LA EXTENSIÓN DEL USO DE CALZAS PARA LOS VARONES

• CIRUJAS DE PALERMO HOLLYWOOD CONTRA LA BASURA GARCA

• CLUB DE FANS DE LORENA BOBBIT Y CLAUDIA SOSA

•AMIGAS DE ROMINA TEJERINA EN LUCHA POR EL RETIRO DE LAS CRUCES DE CRISTO DE LOS JUZGADOS

• GRUPOS DE POLLOS AUTOCONVOCADOS CONTRA EL GENOCIDIO ANIMAL

•PERROS Y PERRAS QUE HACEN EL AGUANTE EN CASA DE GOBIERNO


ÚLTIMO MOMENTO: EL COMANDO DE ESCRACHE DE LAS PALOMAS DE LA PLAZA SE OFRECEN A REALIZAR BOMBARDEOS AÉREOS SISTEMÁTICOS SOBRE EL FUNCIONARIATO DE CASA DE GOBIERNO


INVITAN A ADHERIR: TROLAS DEL DESIERTO- LESBIANAS PENDENCIERAS EN LUCHA CONTRA EL FASCISMO24/04/07

viernes, abril 20, 2007

Ni puto ni hijo de puta: asesino y fascista


Cartel en el acampe de la casa de gobierno sitiada de Neuquén:Ante las pintadas misóginas y homofóbicas (Sobisch hijo de puta o puto), las fugitivas respondemos.

Matar y Patotear en Neuquén


Un aporte de las "trolas del desierto" a la lucha contra el fascismo: instalación en las rejas del auditorio de casa de gobierno: Museo del MPN (Matar y Patotear en Neuquén)

Las armas secretas


El gobernador Sobisch afirmaba que en casa de gobierno había “grupos armados”. Les mostramos una de las armas portadas por las maestras: una tiza 9 milímetros recargable.

jueves, abril 19, 2007

yo, maestra


yo, maestra, pienso en los gestos de la gente que despreciaba nuestro reclamo en el colectivo, en el supermercado, en la verdulería y tantos otros lugares donde se cruzan las vidas cotidianas, pienso en los 200 vidrios rotos de mi escuela del oeste que recién colocarían un mes después de la fecha de inicio de clases, pienso en el habitual silencio del gobierno con cuatro semanas de huelga, pienso en los empresarios exigiendo las rutas libres, pienso en la palabra “vagos” que vituperaban los que pasaban a pie por el corte del puente, pienso en el camionero que la única razón por la que no arremetió contra el piquete fue porque todavía es delito atropellar a una persona en una protesta, pienso en un obispo que firma declaraciones contra el aborto y que, bajo el fantasma de Don Jaime, tiene una escuálida participación en los conflictos sociales, pienso en esa mañana en Arroyito con la tensión en la sangre, en la granada de gas que rebotó en el auto en el que íbamos, pienso en las maestras corriendo a campo traviesa, cuerpos vulnerables frente a la parafernalia militar de los uniformados, pienso en mi casa, cuando me saco la ropa con los rastros del gas que me cerraba la garganta, en la desesperación y las lágrimas de ese día, pienso en mi llanto cuando la foto del asesinato hizo estallar mi cabeza, pienso en la madre de mi escuela que en la huelga del año pasado dijo que los conflictos se resolvían con un muerto, pienso como un ejercicio de memoria en las docentes apaleadas en Plaza Huincul el año anterior, pienso en la cadena de nombres que se apiñan como saldo de políticas genocidas como Teresa Rodríguez, Víctor Choque, Kostequi y Santillán, Silvia Roggetti, y ahora, Carlos Fuentealba, pienso en la pulsión de derecha que ya se instaló en el costado izquierdo de la población, pienso en las felicitaciones a la policía de varios turistas en la ruta que alababan su accionar por despejar los “obstáculos”, que sólo eran cuerpos de mujeres y varones ya que ni las gomas llegamos a colocar, pienso en las palabras del gobernador como “enfrentamiento” y “excesos” que dan continuidad a la historia de la dictadura, pienso en la burocracia gremial del país que también esperó un “muerto” y suerte para ellos que fue en Neuquén y no en Santa Kruz, pienso en lo que pueden estar pensando mis alumnas y alumnos, pienso en el dibujo acerca de la democracia del hijo de un “puntero” donde un hombre le decía a otro a metros de una mesa de escrutinio: “yo te voto si me das algo”, pienso en cómo ser policía se convirtió en trabajo seguro para los pobres y también para las pobres, porque la igualdad de género siempre llega antes a los lugares donde al poder le conviene, pienso en lo que enseñaremos y en lo que dejaremos de enseñar a partir de ahora, pienso que tengo que volver a tomar la tiza que pesa como el cuerpo de un compañero tirado en la ruta y desearía escribir otros nombres en el espacio de las autoridades políticas, pienso en que seguramente serán parecidos o serán de la misma manufactura corrupta y negligente, pero que Jorge “Rafael” Sobisch y sus cómplices paguen por sus acciones, pienso en el policía que disparó y en los eslabones de impunidad que hicieron posible su presencia en la ruta, pienso que en el reclamo de justicia por Carlos están muchos nombres, muchos cuerpos, desnutridos, encarcelados, enterrados, mutilados, desaparecidos, pienso en la miseria de esta provincia que contrasta con los millones de dólares de la renta petrolera, pienso en el slogan “Sentite Neuquén” de una solapada xenofobia siempre impulsada por los sectores gobernantes, pienso en nuestro trabajo docente precarizado sometido siempre a la jerarquía de la burocracia estatal, pienso en el papel de guardianas del orden social, moral y sexual que todavía depositan en nosotras para formar al “ciudadano de bien”, pienso en que no comparto la idea de que las y los docentes somos sagrados como se dijo en algún escrito de ocasión, pienso que la educación tiene que desarmar jerarquías de cualquier índole, promover itinerarios de comprensión de la desigualdad de clase, género, raza, sexo, orientación sexual, nacionalidad, edad, que no son ni para siempre ni desde siempre, que hay intereses para que sean así, pienso que la obediencia no puede ser nuestro mandato pedagógico,yo, maestra, pienso que las cosas pueden ser de otra manera
Valeria Flores, maestra, escuela Nº 348, Neuquén08-04-07

Ni una muerte más: ninguna agresión sin respuesta


Las lesbianas feministas del grupo "fugitivas del desierto" nos pronunciamos públicamente para sumarnos a todas la organizaciones y sectores que exigen la renuncia del gobernador Sobisch por ser el principal responsable político del fusilamiento del trabajador de la educación Carlos Fuentealba. Debe ser socialmente inaceptable y condenable para una sociedad que se pretende democrática, que el Estado utilice su fuerza represiva para acallar las protestas sociales, las que surgen a raíz de políticas genocidas llevadas adelante por el gobierno del MPN en nuestra provincia, que fueron sistemáticamente agudizando las desigualdades sociales junto con la imposición de un modelo de gestión de lo público marcado por la corrupción y el desprecio por la vida.

Silencios públicos, placeres privados, sufrimientos inexistentes


El “secreto a voces” es ese
“algo que no resulta alarmante
hasta que se intenta contar”

Alice Munro

Y es así que nosotras y nosotros, lesbianas, gays, travestis, bisexuales, tenemos mucho para contar este 28 de junio en Neuquén, una fecha emblemática de lucha y festejo para la disidencia sexual, a partir de que en 1969 lesbianas, gay y travestis resistieron con firmeza una razzia policial en el bar Stonwell, en Estados Unidos. De a poco intentaremos argumentar acerca del por qué del título de este trabajo. Comencemos por los silencios públicos. Adrienne Rich (una poeta feminista y lesbiana), afirma que no existen ni opción ni preferencia reales donde una forma de sexualidad es precisamente definida y sostenida como obligatoria. Esa forma de sexualidad compulsiva es la heterosexualidad, que garantiza un modelo de relación social entre los sexos en el cual el cuerpo de las mujeres siempre es accesible para los hombres. En este sentido, la heterosexualidad no es entendida como un comportamiento particular, sino como una institución política, es decir, como una serie de prácticas y discursos instalados en el centro mismo de todas las instituciones sociales. Esta forma de opresión se articula, de forma particular, con otros sistemas de desigualdad y explotación, como el capitalismo, el racismo, el sexismo y el colonialismo; por lo cual, la identidad sexual no se experimenta de la misma manera ya se sea mujer, pobre, de un pueblo originario, del tercer mundo, desocupada/o o del oeste neuquino, por ejemplo.La heterosexualidad compulsiva se propagandiza mediante imágenes, rituales, lenguajes, prácticas, y saberes, e impone a las lesbianas, gays, travestis y bisexuales, una ignorancia institucionalizada. ¿Cómo se sostiene esta sexualidad convertida en la única forma posible de imaginarla?Lo público y privado se organizan de tal manera que la heterosexualidad mantiene su carácter no problemático y aparentemente natural, para que heterosexualidad sea entendido a priori como sinónimo de sexualidad, silenciando y ocultando su carácter normativo y normalizador.Lo público nombra aquel espacio donde las parejas de géneros distintos pueden, si así lo desean, mostrar su afecto libremente, mientras que las parejas del mismo sexo deben ocultarlo siempre; por el contrario, lo privado, en tanto derecho reconocido por la ley, se ha centrado históricamente en proteger de la inspección a las parejas casadas de géneros distintos, una inspección a las que se somete con rigor a las parejas del mismo sexo.Es decir, la heterosexualidad es pública, y también es público el silenciamiento acerca de nuestra existencia. Se nos reserva el lugar del armario, del closet, para nosotras y nosotros, un espacio reducido de vergüenza y miedo, en el que la normatividad sexual impuesta por los discursos médicos, psicológicos, educativos, judiciales, entre otros, nos destina a vivir nuestros placeres en forma clandestina.Por eso hoy, como muchas y muchos hacemos habitualmente en múltiples lugares y relaciones, salimos del armario.El armario o closet construye un forma de ignorancia sobre nuestras sexualidades y deseos y, a su vez, mantiene la heterosexualidad como un hecho obvio. Se presume que todo el mundo es heterosexual salvo que declare lo contrario. De esta manera, nuestras formas de vida son privatizadas; nuestros placeres, al caer fuera del orden legítimo de la sexualidad, son desconocidos y reducidos a un ámbito de encierro.Ahora, quien piense que todos somos lo mismo, desde una mirada que pretende homogeneizar, se equivoca. Cada una de estas identidades que nos hacemos presentes hoy experimentamos nuestra existencia de diversas formas, en virtud de que las diferencias especifican modos de vivir la desigualdad
En particular, las lesbianas luchamos contra la invisibilidad institucionalizada. Es la cancelación de la existencia de las lesbianas, la estrategia que durante siglos ha seguido consistentemente el orden patriarcal para controlar esta forma de deseo y de relación entre mujeres, ya que al parecer se trata de una forma de deseo femenino que amenaza seriamente la estabilidad del modelo de sexualidad reproductiva que impone a las mujeres el mandato de la maternidad. Esta identificación histórica de la sexualidad con la reproducción llevó a que se les negase a las mujeres la posibilidad del placer y el goce.Si la única sexualidad posible (representable, concebible) es la que tiene al hombre “de verdad” como único protagonista, en la que el acto de penetración (física o simbólica) se constituye en la esencia de la práctica masculina, investida de toda una serie de implicaciones desiguales como la superioridad, el poder, la fuerza o la iniciativa, el lesbianismo, como realidad paradójica que se construye en las implicancias del “ser mujer”, será, decisivamente ignorado.La construcción del erotismo y el deseo en función del falo y el establecimiento de éste exclusivamente a partir de la genitalidad masculina genera un régimen de placeres y de afectos en el que la realidad lésbica es censurada. Por eso la palabra es la herramienta más poderosa para dar cuenta de nuestra existencia. Soy lesbiana y qué?! No es un pedido de permiso o de perdón, sino un posicionamiento en un campo de confrontación en el que vamos a disputar los sentidos de nuestras vidas.Por el contrario, las travestis y las locas inquietan nuestra visión. Esos cuerpos que no se ajustan a la rígida dicotomía del género, en la que si sos varón tenés que ser masculino y si sos mujer, femenina, se hacen visibles en el régimen heterosexista. Las compañeras travestis viven en un singular y diario “estado de sitio”, signado por la rutinaria persecución policial, las restricciones para circular libremente por las calles, los permanentes obstáculos para acceder a derechos consagrados como salud y educación, cercándolas en la prostitución como único lugar social autorizado. De esta manera, las marcas de la diferencia se revuelven mostrando las particulares marcas de la indiferencia, de lo neutro, invisibilizado por normativo hegemónico y sobrerepresentado, como es la heterosexualidad obligatoria. Como consecuencia de estos silencios públicos y de la privatización de los placeres, hay dolores y sufrimientos que resultan inexistentes. Si no se ven y escuchan, no existen.Desde el momento que los vínculos afectivos de lesbianas, gays, travestis, transexuales y bisexuales no se reconocen dentro de la heterosexualidad normativa, nuestros deseos quedan proscritos desde el principio. Y cuando emergen acarrean una marca de imposibilidad, y como tales, no son relaciones afectivas que puedan llorarse abiertamente. ¿Cómo hacer reconocible el dolor por el asesinato de una trava a manos de la yuta? ¿Sobre el hombro de quién lloró una tortillera a su pareja que falleció? ¿Dónde pone el sufrimiento una marica que rompe una relación amorosa?¿Cómo se resuelve el padecimiento que produce el rechazo social o el silencio?
La ausencia de convenciones culturales para poder proclamar las pérdidas, los dolores y sufrimientos, son parte de la negación de nuestra existencia. Si nuestras identidades son silenciadas, nuestros sufrimientos cotidianos no tienen reconocimiento social y no hay lugar para elaborarlos.Lesbianas, gays, travestis y bisexuales debemos enfrentar, para sobrevivir en esta era genocida de avances de los fundamentalismos de derecha y religiosos, especialmente de la Iglesia Católica, no a sólo los agentes específicos de opresión, como la policía o los agresores de lo diferente, ni las prohibiciones formales, ni las instituciones hostiles, sino también a las estrategias polimorfas de homofobia y lesbofobia que modelan los discursos públicos y privados y que saturan todo el campo de la representación cultural. Por ejemplo, es doloroso, mientras una le pone el cuerpo a la lucha de trabajadores y trabajadoras, escuchar cantos profundamente homofóbicos, como:Mariposa, mariposa, mariposa, mariposa, te defienden las mujeres te defienden la patota.
¿Sólo desde la virilidad es posible hacerle frente al poder, denigrando todo aquello considerado como “femenino”? Tal vez la consigna: Sobisch, basura, vos sos la dictadura, era más apropiada para denunciar al régimen fascista de este gobierno provincial, quien pretende para las mujeres el rol de madres y guardianas de la cultura (léase tradición), papel que históricamente se nos adjudicó en todo proyecto totalitario.Tenemos un gran desafío por delante que es romper el propio mutismo. Hoy no estamos haciendo una celebración de las diferencias en el libre mercado del consumo capitalista, sino una celebración de nuestra existencia y sobrevivencia “rebelde” en un sistema capitalista y patriarcal que intenta, permanentemente, re-colonizar aquello que escapa a su control.Jennifer Durán, de la Coordinadora Universitaria por la Diversidad Sexual de Chile, se pregunta: “¿qué es lo que hace a un movimiento revolucionario? ¿qué utilicen las armas? ¿Que trabajen para la creación de un mundo mejor según “su propia y personal visión”? ¿O es más bien el movimiento aquel que se atreve a cuestionar lo establecido mediante la tradición o cualquier otra institución destinada a mantener la superioridad de unos pocos mediante la opresión y exclusión ...hacia todo el resto de la población? ...Revolucionario será cuando nos atrevamos a mirar más allá de los límites que nos han enseñado y cuestionar lo cierto de esos discursos, cuando consideremos que el libre uso de nuestro cuerpo también es un derecho, incluso el más primordial de todos.”Desde nuestros placeres indómitos, aquí estamos: tortas, trolas, putos, tortilleras, maricones, locas, maricas, travestis, marimachas, machonas, resistiendo la ignominia, esa particular forma de degradación, descalificación y silenciamiento. No queremos una carta de admisión a este mundo tal como está, pretendemos y exigimos una lucha política que no sea incompatible con la manifestación del placer. Parafraseando a la poeta Alejandra Pizarnik, soñamos que “la jaula se vuelva pájaro”.


"Nuestros placeres, nuestras resistencias"

28 de junio de 2005 en Neuquén

La sedición de las trolas


La fiesta es un pretexto magnífico para extraer la potencia y la gloria, decía Katherine Mansfield. Para nosotras, lesbianas, mujeres, trabajadoras, blancas, del tercer mundo, jóvenes, el 28 de junio es una fiesta que pone en la escena pública nuestros placeres insolentes y nuestra risa burlona frente a la disciplina sexual. Una fiesta que produce la interrupción de la cotidianeidad cristalizada, en la que se desmonta el discurso médico o policial que nos arroja a toda/o disidente sexual a los campos de encierro y tortura de la patología, el silencio o la inexistencia.La ignorancia es tan potente y múltiple como el saber. La máquina social produce la ignorancia sobre nuestras vidas. Por un lado, define clínicamente la homosexualidad para sostener la existencia de la misma heterosexualidad; y por el otro, busca encerrarla en el secreto y el desconocimiento para que no de testimonio de la precariedad de esa construcción normativa.Somos trolas porque nos reapropiamos de la nominación abyecta de la sexualidad femenina, para hacer de ella el lugar de una reivindicación política y estética. Como estrategia de contra-poder, invertimos la injuria para descargarla de su energía brutal. Nuestra rebeldía consiste en no acatar las sagradas leyes de la utilidad del capital, al no invertir el tiempo ni nuestros cuerpos en el sostenimiento del orden socio-sexual. Construyendo una sensibilidad ética y estética, pretendemos desalambrar la sexualidad como territorio legislado por la Iglesia y el Estado, corporizando el lema feminista “mi cuerpo es mío”, en la calle, en la casa y en la cama. Por eso, nos envían a los confesionarios de la civilización, como la tolerancia o la ciudadanía liberal, haciéndonos consumidoras respetables -y despolitizadas-. La tolerancia es fascismo, reza un graffiti. Se tolera lo diferente pero sigue siendo extraño.El 28 J es un día de sedición contra la vergüenza y el estigma social; una exhibición de nuestra alegría guerrera.

DÍA MUNDIAL CONTRA LA HOMOFOBIA: “De mariquitas y marimachas”



Comunicado de prensa, de mayo del 2006



El 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales. Con este hecho se pretendía acabar con casi un siglo de homofobia médica y discriminación sistemática contra lesbianas, gays y bisexuales. La homofobia es la actitud de miedo, rechazo, aversión y hostilidad hacia los homosexuales, que toma como referencia la heterosexualidad como único modelo legitimo de vivir la sexualidad, designando al otro como inferior, contrario, anormal. Incorporamos los términos de lesbofobia para visibilizar la violencia específica contra las lesbianas y la transfobia, como aquella hostilidad y rechazo que reciben las personas que portan una identidad de género diferente a la esperada por el orden sexual (por ejemplo, travestis).
La decisión de establecer un día contra la homo/lesbo/transfobia tiene el propósito de denunciar la persecución que sufre el colectivo de lesbianas, gays, travestis, bisexuales en muchos países del mundo
La realidad internacional que vivimos lesbianas, gays, bisexuales y transexuales no nos permite un descanso para el optimismo. Todavía existen 9 países en el mundo donde se condena con la pena de muerte a las personas homosexuales, bisexuales y transexuales. En más de la mitad de los países, la discriminación contra la comunidad LGTB rompe todos los acuerdos internacionales y vulnera sistemáticamente los derechos humanos, incluso los más elementales.
La decisión de la OMS constituye una fecha histórica y un símbolo muy importante en la lucha por el reconocimiento de la dignidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, por esta razón se promueve esta fecha del 17 de mayo, como día mundial contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia. Este es un día para instalar el debate a nivel público y político, denunciando la existencia de una normatividad sexual y social que nos disciplina a vivir nuestros deseos, placeres y afectividades de una sola manera, castigando y sancionando, hasta con la muerte, a quienes nos alejamos de dicha norma.
Fugitivas del desierto, grupo de lesbianas feministas, participa activamente en este día, alentando a que las familias no sean un espacio de disciplinamiento del deseo, así como tampoco lo sean las escuelas, los medios de comunicación, la medicina y la justicia. En este sentido, instamos especialmente a los/as comunicadores/as sociales a revisar sus comentarios homofóbicos que realizan en cada medio en el que trabajan.Cotidianamente somos objeto de injurias, rechazos, negaciones y silenciamiento. Incluso también somos víctimas de los llamados crímenes de odio. En estos casos, nuestros cuerpos son “zonas liberadas” para la acción o inacción policial, especialmente para las travestis, debido al desprecio y estigma que recae sobre nuestros placeres.El nuestro no es un mundo color de “rosa”, nuestra soberanía corporal está en juego así como el libre ejercicio de nuestra sexualidad.
Neuquén, 16 de mayo de 2006

Un closet para Dios


Aunque como Fugitivas del Desierto, grupo de lesbianas feministas, no perseguimos prioritariamente objetivos políticos orientados a las reformas legales, consideramos que la aprobación en España del matrimonio para parejas del mismo sexo es un avance en el ejercicio de los derechos.
Los cambios legales exigidos por las reivindicaciones de los movimientos sociales, en este caso, de lesbianas y gays, colocan en el centro de la escena pública debates frecuentemente silenciados. La unión de parejas del mismo sexo con derecho a adopción, homologado al matrimonio heterosexual, cuestiona y desestabiliza la concepción de familia (heterosexual) hegemónica, institución fundamental del capitalismo y del patriarcado. Por otro lado, significa un avance en la construcción de Estados laicos y en la lucha contra los fundamentalismos, especialmente de la Iglesia Católica. En este sentido, la persecución histórica contra lesbianas, gays, travestis, transexuales y bisexuales que ha realizado la Iglesia, encuentra un límite y se abre un horizonte de poder pensar la existencia no desde una moral conservadora sino desde la condición de ciudadanas/os plenos, fundamental en el libre ejercicio de la sexualidad y el derecho a decidir sobre el propio

cuerpo.

¡AQUÍ ESTAMOS, SOMOS LESBIANAS, ACOSTÚMBRENSE!


En 2005, lanzábamos esta proclama:
Hoy 8 de marzo, día de lucha para todas las mujeres, estamos aquí haciendo acto de presencia y visibilizándonos como lesbianas, compartiendo con otras organizaciones sociales, gremiales y feministas, dándole vida a este acto político y cultural en el centro, paradójicamente falocentrico, de nuestra ciudad como es el Monumento a San Martín.Este prócer, del que tan bien conocemos sus máximas para su hija Merceditas, consideraba el silencio como una virtud. Esta afirmación dirigida hacia una mujer es una invitación compulsiva al silenciamiento. En esta provincia, donde se ha instalado un estado totalitario, un régimen fascista encarnado en el gobernador Sobisch y su Manga de Chizitos patoteriles, el silenciamiento y la imposición de una política del terror y el miedo es una constante.Por eso repudiamos las amenazas recibidas por las defensoras de la Niñez y la compañera de un trabajador de Zanón y exigimos su urgente esclarecimiento.Pero en un clima de silenciamiento vivimos las lesbianas diariamente, impuesto por un régimen socio-sexual –el heteropatriarcado-, que establece una forma de sexualidad como la norma válida y obligatoria, especialmente para las mujeres, que es la heterosexualidad. Íntimamente ligada a esta heterosexualidad compulsiva u obligatoria, se encuentra el mandato de la maternidad para las mujeres. Por esto mismo exigimos ser dueñas de nuestros cuerpos, el derecho a decidir sobre ellos. Y en esta lucha por nuestra soberanía y autonomía corporal apoyamos y luchamos por la despenalización y legalización del aborto. Las lesbianas sufrimos diferentes formas de exclusión, violencia e invisibilización, en diferentes ámbitos, como en nuestros trabajos, en la calle, en la familia, en los medios de comunicación, en el ámbito de la salud, entre otros.Muchas y muchos consideran que la lucha de las lesbianas es una cuestión que le compete sólo a una minoría. Pues nosotras decimos que no así, pensarlo de esta manera es seguir manteniendo el privilegio heterosexual. La lucha de las lesbianas habilita a que las niñas y mujeres puedan pensar e imaginar otras vidas, otros deseos, otros placeres. Por eso, les devolvemos la vergüenza y hagan con ella su conciencia de la razón de su hegemonía y el germen de una lucha compartida.Frente al avance de los fundamentalismos religiosos y de derecha, que se expresan con diferentes grados de violencia, como las últimas declaraciones del obispo Baseotto, nos pronunciamos :• Contra la violencia sexual, social, política y económica.• Por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos.• Por una sexualidad placentera y no normativa• Por trabajo digno para todas.• Por el esclarecimiento de los femicidios de la región
Contra la pasión domesticada de las luchas correctas, rebeldía y resistencia lésbica feminista, Fugitivas del desierto, lesbianas feministas, que no huímos de un delito cometido, sino del deseo autorizado